Café molido: peeling para la piel y limpiador de tuberías

Seguro que  muchas de las personas que me leen, hasta ahora, tiraban los posos de café de la cafetera antes de lavarla, sin pararse a pensar que esos restos de café tenían más vida que ofrecernos.

Este es uno de esos trucos baratos, baratos… ¡tan barato qué es gratis!

Al abrir la cafetera para lavarla, en lugar de tirar el café del filtro, sólo tenemos que ponerlo en un bote o un cuenco.

Collagecafe

Nos lo llevamos al baño y cuando nos vayamos a duchar lo mezclamos con un poco de gel. No tenemos que hacer nada más. Lo vamos cogiendo con las manos y nos vamos masajeando el cuerpo y la cara, haciéndonos un peeling que nos va a dejar la piel muuuy suave.

Para nuestro cuerpo será maravilloso, un exfoliante totalmente natural, sin nada de químicos como otros productos caros que venden para tal fin. Nos dejará una piel de seda. Pero es que además ese café que va a parar al desagüe de la ducha también nos va a ayudar a mantener limpias las tuberías.

¿Se puede pedir más por tan poco?

Jabón de Lavanda: casero y natural

En esta ocasión me he decidido a “fabricar” un jabón casero y natural, aprovechando el cambio de aceite de la freidora, para darle un nuevo uso a ese aceite, creando un jabón que es toda una delicia para los sentidos.

SONY DSC

Entre sus ingredientes se encuentra por un lado el Aceite de Oliva, con sus infinitas propiedades conocidas por todos, auténtico oro líquido para nuestro cuerpo, tanto por dentro como por fuera. Por otro lado se encuentra la Manteca de Karité, con su alto poder hidrante y regenerador de la piel. Y por último la Lavanda, tonificadora y cicatrizante para las pieles delicadas y con un aroma al que se le asocian propiedades relajantes.

Para conocer la proporción exacta de cada producto utilicé una calculadora que podéis encontrar “clikando” aquí.

Teniendo en cuenta que partía de 410 gr de Aceite y 20gr de Manteca de Karité, el resto de ingredientes han sido: 147 gr de agua y 57 gr de sosa.

Lo primero es mezclar la sosa con el agua. El agua debe estar fría y debemos tomar una serie de medidas de seguridad porque los vapores de la mezcla pueden ser peligrosos. Yo lo hice junto al balcón, con todo bien abierto y ventilado. Vamos mezclando con una cuchara de madera con mucha paciencia. La primera apariencia del agua es blanca y sabremos que ya está todo bien mezclado cuando el agua vuelva a ser transparente.

SONY DSC

Este es el momento de añadir el aceite y mezclar con la batidora.

SONY DSC

Cuando esté bien integrado añadimos la manteca…. Y seguimos batiendo.

SONY DSC

A continuación ponemos un puñadito de flores de lavanda y mezclamos. Yo lo iba a mezclar con la batidora, pero cuando empecé pensé que mejor con la cuchara de madera para que las flores quedaran enteras.

SONY DSC

Una vez está todo mezclado sólo nos queda verter sobre un molde…

SONY DSC

y esperar entre 24 y 48 horas, hasta que el jabón ya esté solidificado pero aún sea blando para desmoldar y cortar.

SONY DSC

Y ahora llega el momento de tener paciencia, ya que hay que dejarlo “curar” de 4 a 6 semanas, y con ese aroma cuesta no caer en la tentación de empezar a usarlo.

La base de la receta es el aceite, el agua y la sosa… el resto de ingredientes: cuestión de gustos e imaginación 😉

Estantería con Cajas de Cartón

Llevo un tiempo buscando una estantería buena, bonita y barata para poner un poco de orden en los libros de mis hijos, pero hasta ahora si encontraba algo colorido no era económico y si era económico no era colorido, así que me he animado a seguir reciclando cajas de cartón y esta vez las he convertido en una alegre estantería para colocar los libros.

Lo primero que hice fue doblar las “alas” hacia dentro y pegarlas con cola para reforzar el cartón. Después una capa de imprimación y una vez seca, darle dos capas de pintura.

Pegar las cajas entre sí y dejar secar el pegamento poniendo pinzas en las cajas, para que haga buen contacto y la adhesión sea correcta.

Por último, pegar a modo de patas unos envases vacíos de flan (la mejor parte de esta creación ha sido comernos el flan de chocolate ;-)).

Cocinita de Cartón

El juego simbólico favorece el desarrollo cognitivo, estimulando la imaginación a través de actividades de imitación y representación de la vida cotidiana.

Uno de los juegos más característicos en al ámbito de la simbolización es el de cocinar, donde se potencia la secuenciación y el orden en las actividades. Para tal fin he creado una pequeña cocina, utilizando como base cajas de cartón.

A las cajas les he ido “dando forma” y las he forrado con papel adhesivo, que es resistente y se le puede pasar un trapito húmedo para limpiarlo.

Para simular el fogón de vitrocerámica también he utilizado papeles adhesivos. El fregadero es un bol, empotrado en la caja. Con un tapón dosificador de jabón de manos he conseguido simular el grifo.

Los colgadores, patas y tiradores son los normales que venden para una cocina de verdad.

Algunos juguetes de Ikea consiguen dar más realismo a la pequeña cocina.

Y no podía ser de otra manera… lo primero que se ha “cocinado” han sido: ¡SETAS!