Jabón de Lavanda: casero y natural

En esta ocasión me he decidido a “fabricar” un jabón casero y natural, aprovechando el cambio de aceite de la freidora, para darle un nuevo uso a ese aceite, creando un jabón que es toda una delicia para los sentidos.

SONY DSC

Entre sus ingredientes se encuentra por un lado el Aceite de Oliva, con sus infinitas propiedades conocidas por todos, auténtico oro líquido para nuestro cuerpo, tanto por dentro como por fuera. Por otro lado se encuentra la Manteca de Karité, con su alto poder hidrante y regenerador de la piel. Y por último la Lavanda, tonificadora y cicatrizante para las pieles delicadas y con un aroma al que se le asocian propiedades relajantes.

Para conocer la proporción exacta de cada producto utilicé una calculadora que podéis encontrar “clikando” aquí.

Teniendo en cuenta que partía de 410 gr de Aceite y 20gr de Manteca de Karité, el resto de ingredientes han sido: 147 gr de agua y 57 gr de sosa.

Lo primero es mezclar la sosa con el agua. El agua debe estar fría y debemos tomar una serie de medidas de seguridad porque los vapores de la mezcla pueden ser peligrosos. Yo lo hice junto al balcón, con todo bien abierto y ventilado. Vamos mezclando con una cuchara de madera con mucha paciencia. La primera apariencia del agua es blanca y sabremos que ya está todo bien mezclado cuando el agua vuelva a ser transparente.

SONY DSC

Este es el momento de añadir el aceite y mezclar con la batidora.

SONY DSC

Cuando esté bien integrado añadimos la manteca…. Y seguimos batiendo.

SONY DSC

A continuación ponemos un puñadito de flores de lavanda y mezclamos. Yo lo iba a mezclar con la batidora, pero cuando empecé pensé que mejor con la cuchara de madera para que las flores quedaran enteras.

SONY DSC

Una vez está todo mezclado sólo nos queda verter sobre un molde…

SONY DSC

y esperar entre 24 y 48 horas, hasta que el jabón ya esté solidificado pero aún sea blando para desmoldar y cortar.

SONY DSC

Y ahora llega el momento de tener paciencia, ya que hay que dejarlo “curar” de 4 a 6 semanas, y con ese aroma cuesta no caer en la tentación de empezar a usarlo.

La base de la receta es el aceite, el agua y la sosa… el resto de ingredientes: cuestión de gustos e imaginación 😉

Anuncios

  1. ¿Y si en vez de sosa se utiliza un tensioactivo ecológico, deberíamos usar la misma cantidad que de sosa? Tengo ganas de hacer un jabón casero, pero usando un tensioactivo, sin embargo todas las recetas que encuentro tienen sosa…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s