Vacaciones en Tiempo de Crisis

Una escapada o unas vacaciones no tienen que ser sinómimo de derroche ni de vivir por encima de nuestras posibilidades. Por supuesto, si la crisis de alguna manera te ha tocado, no podrás hacer un mega viaje a un resort de lujo cruzando el charco. Pero sí puedes encontrar la forma de llenar la mochila vital de experiencias y vivencias.

Si eres una persona que no es gastadora en el día a día, no sale a comer fuera, no va cada dos por tres a la peluquería, ni gasta euros en ropas caras… pero en cambio te encanta viajar, lo mejor es dedicar una parte del presupuesto de la economía doméstica a disfrutar de algún viajecito. No se trata de tirar de ahorros ni de pedir un prestamo. Un fin de semana en la playa, en un camping, durante el mes de julio, no vale más de 15 euros la noche. La comida la puedes llevar toda hecha o prepararla allí, por lo que el gasto es similar a estar en casa. Olvidarnos un poco de las preocupaciones, respirar aire puro y disfrutar de la tranquilidad del mar. Poder dibujar en esa gran pizarra natural que nos brinda la orilla del mar, dejar que el agua lo borre y volver a empezar. De las misma manera se puede disfrutar de la montaña, conectar con la naturaleza y la fuerza que ella nos aporta. Ampliar nuestra cultura y conocimiento a través de la visita a otras ciudades es algo que nos nutre como seres humanos. En época de crisis se pueden fomentar las visitas a familiares y a amistades, es una forma económica de viajar y seguro que hay personas encantadas de recibirnos en su casa por unos días.

De las vacaciones siempre se vuelve con anécdotas y experiencias, especialmente los niños, y eso también nos forma como personas.

La vida son dos días. Uno lo pasamos durmiendo. Medio pensando en las preocupaciones cotidianas… que al menos el otro medio sea para disfrutar!!!

Anuncios

  1. Nada más cierto. Las cosas que más se disfrutan no tienen que ser las cosas caras. Un amanecer mientras te desplazas a trabajar (si tienes esa suerte) una gracia de tu hijo, una sonrisa inesperada,un beso, un bocata de atún con pimientos mientras contemplas al fondo la sierra nevada, en fin, que hay infinidad de cosas que te pueden llenar emocionalmente más que lo que has pagado con dinero. La felicidad NO se puede comprar.
    Cándido

  2. Hola, he llegado a tu espacio a través de un correo que me mandó una amiga para informarme de como hacer jabón casero. Estoy diagnosticada de fibromalgia y fatiga crónica y los olores me matan. Probaré ese jabón, tengo jabón Lagarto o sea que perfecto. Gracias por la información. También soy maestra y disfruto mucho con mi blog y paseando por la playa. Si te apetece puedes visitarme. Cuida’t, petonets.
    http://oasis44.blogspot.com.es/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s